Skip links

El rol de los programas fuera de la escuela en el empoderamiento económico y cultural de las mujeres

Si la mujer tiene que salir a trabajar, ¿con quien deja a sus hijos? En especial la mujer que no tiene red, que carece de recursos para pagar un espacio o cuidador calificado.
En Estados Unidos, luego de la 2da Guerra mundial los programas de educación no formal luego de la escuela o afterschools permitieron a las mujeres dejarlos en un espacio seguro, mientras ellas generaban el ingreso familiar. Y fueron un factor de desarrollo social y económico. En Latinoamérica Chile (1) fue pionero en la implementación de este tipo de programas a nivel del Estado, para promover el trabajo femenino.
En un contexto en el que la jornada extendida sigue siendo poco implementada (2),
y donde se necesita que los adultos puedan buscar y sostener un trabajo, este
tipo de programas fuera de la escuela cumplen un rol fundamental. En las
poblaciones vulnerables se suma además la complejidad de que cuando los niños y niñas quedan sin supervisión adulta, pueden quedar desprotegidos frente a influencias que a veces no son las mas positivas, como pueden ser bandas, pandillas o exposición a consumos problemáticos. Los afterschools permiten que los chicos y chicas además de no quedar solos, tengan un espacio de desarrollo apropiado, supervisado e inclusivo.
Menos horas de educación, falta de oportunidades formativas fuera de la escuela y vulnerabilidad, amplían la brecha de oportunidades. Implementar estos programas en horarios o períodos donde no hay escuela, permiten no sólo que las mujeres salgan a trabajar, sino que abordan varios frentes distintos para reducir la brecha de oportunidades:
– incrementan las horas de educación de calidad fuera de la escuela
permiten que los chicos estén bajo supervisión adulta y en un espacio seguro, mientras los padres y madres no están.
– exponen a los chicos a experiencias educativas y oportunidad de
desarrollo temprano a los que no tendrían acceso si este programa no
existiera.
– generan entornos positivos, propicios para descubrir virtudes y gustos.
– ofrecen modelos de rol positivos, que abren el horizonte para
proyectarse.
– desarrollan habilidades claves para el futuro, socioemocionales y del SXXI.
Los afterschools orientados a poblaciones vulnerables son, en este sentido, una
solución muy completa ante escenarios muy complejos como los que vivimos.
Desde XSTEM trabajamos para que haya mas espacios como estos, para que las mujeres puedan salir a buscar trabajo y generar ingreso, y para que los niños y niñas desarrollen las habilidades del SXXI que requieren para transformarse en ciudadanos responsables, empoderados y felices, capaces de liderar el mundo que viene.

 

1 https://www.latercera.com/noticia/programa-internacional-after-school-se-instala-en-chile/
2 en Argentina jornada extendida (6hs) y doble (8 hs) implementada de modo muy dispar entre provincias, y en su mayoría concentrada en Capital Federal
(cerca del 50%), que es él lugar con más escuelas privadas del país. En la
provincia de Buenos Aires la jornada extendida en 2012 no llegaba ni al 5%.