Skip links

La experiencia de un grupo de jóvenes de Las Toscas, Santa Fé, Argentina, en la Academia Global STEAM de la Northeastern Illinois University

Para ser inclusiva la educación acerca oportunidades allí donde no existían. Del otro lado, se requiere de personas que respondan y sean capaces de aprovechar las oportunidades y, en lo posible, potenciarlas para generar cambios positivos en sus comunidades. Este es el caso de un grupo de jóvenes del norte del Litoral argentino, que aprovechó una oportunidad única de formación en habilidades tecnológicas durante el verano 2021-2022.

Marcelo Caplan no solo es un referente de la educación STEM (Ciencia, tecnología, ingeniería y matemática) en Latinoamérica, aunque resida en Chicago, sino también una persona que abre puertas y acerca oportunidades a educadores y a jóvenes en esta parte del mundo. Marcelo y XSTEM unieron fuerzas en 2021 para que estas lleguen a la parte de América que más lejos está quedando de las innovaciones en educación STEM: América del sur.

Y así es como la Academia Global STEAM, orientada a jóvenes de entre 14 y 18 años de habla hispana de 5 países, impulsada por Aaron Cortes líder los programas STEM del Centro de Acceso con Éxito a la Universidad de la Northeastern Illinois University, y el apoyo de Marcelo Caplan, llegó a Las Toscas, una pequeña ciudad en el norte de Santa Fé, Argentina, donde el calor arrecia en verano y hace más difícil arrastrar los pies o pedalear hasta el centro. Allí está ubicado el Club Social, espacio que abrió las puertas los sábados de noviembre a febrero 2022 a un grupo de jóvenes y a su mentora Analía Casali, para que puedan unirse a la formación. La Academia Global STEM es una experiencia internacional, gratuita, donde asistieron jóvenes de distintos países de Latinoamérica y latinos en Chicago. El curso se desarrolló en español y fue liderado por Marcelo Caplan, del Columbia College de Chicago y Aaron Cortes, del Northeastern Illinois University.

Los y las jóvenes y su mentora, Analia asistieron sábado por medio durante 4 horas, para aprender a programar aplicaciones móviles con MIT app Inventor y desarrollo y programación de microcontroladores con Arduino. El 26 de febrero fue el último encuentro, y tomó forma de Simposio online, donde los y las estudiantes presentaron en equipo proyectos que abordan necesidades comunitarias, usando aplicaciones móviles y microcontroladores. Según ellos mismos, la experiencia les aportó la posibilidad de conocer, colaborar y co-diseñar con chicos de otros lugares del planeta. Comenta Karen, del grupo de Las Toscas, “Trabajé en grupo con chicos de otros tres países: México, Honduras y Colombia. Me impactó poder comunicarme con personas de otros lugares, escuchar sus ideas y acentos, colaborar con ellos en concretar nuestras ideas”. Lo interesante, en este caso, es entender el impacto que este tipo de programa puede tener en estudiantes como Karen, que sigue contando “…en el curso trabajamos con microcontroladores; cuando comencé no sabía de la existencia de Arduino -placa controladora, explica-”. Y prosigue “…disfruté mucho creando circuitos y programando. Creo que mi futura carrera está relacionada con tecnología”. Otro de los estudiantes del grupo, Martìn, cuenta “Cuando comencé no sabía programar, ahora me encanta y es muy probable elija una carrera vinculada a la programación”.

Los proyectos de los y las jóvenes de Las Toscas apuntaron a resolver distintas problemáticas cuya relevancia definieron en grupo. Por ejemplo Karen, trabajó en “Safe Dome”, una App con impacto social y cuyo objetivo es facilitar en las personas la rápida comunicación con los servicios de emergencia (de salud o seguridad) en caso de necesitarlo. La aplicación permite conectar con el lugar más cercano según su ubicación y está pensada para ser accesible y amigable para personas de edad avanzada o con algún tipo de discapacidad visual o auditiva.

El proyecto del equipo de Martin se llama “Eco Ciudad”. El nos cuenta que “…con chicos de Honduras y Estados Unidos desarrollamos un prototipo de App móvil, cuyo objetivo era informar qué días se recoge cada tipo de residuos y también concientizar a la gente para que recicle en sus comunidades”.

Analía, la mentora que los acompañó durante todo él proceso formativo, recupera la experiencia de orientar a los chicos a lo largo del curso como muy enriquecedora; “…verlos avanzar en sus proyectos y presentarlos me dejó el corazón lleno de alegría y orgullo”. Un desafío fue lograr motivar a los chicos y chicas que participaron del programa para que continúen durante sus vacaciones. Aún así, siente que este esfuerzo fue recompensado: “…cuando terminan tan entusiasmados, y comparten su experiencia con el resto de sus compañeros, amigos y familia. Ver su esfuerzo y compromiso es una gran inspiración”.

Los modelos de rol en la educación STEM son claves para que los y las estudiantes puedan visualizar un futuro mejor para sí mismo y sus comunidades. En este caso Analìa Casali -que además es una mujer en tecnología, Ingeniera en Sistemas de información además de profesora- los guió, acompañó y les dio una perspectiva positiva sobre sí mismos y lo que pueden lograr si se comprometen en un proceso de aprendizaje. Si bien comprometerse a aprender demanda esfuerzo, dedicación, y mucho empeño, les permite lograr la meta que ellos mismos se propusieron, y devuelve la satisfacción de haberlo logrado.

El caso de los chicos y chicas de Las Toscas, participando de la Academia Global STEAM con su mentora, es un ejemplo de cómo tender puentes entre las oportunidades educativas que hoy se generan en distintos lugares del mundo y jóvenes que necesitan desarrollar habilidades claves para sus futuros y el de sus comunidades es parte del cambio sostenible. Este puente tendido por Marcelo Caplan y su equipo, apoyado por XSTEM, genera inclusión, porque posiciona a estos jóvenes de Las Toscas como ciudadanos activos en un mundo donde ellos pueden ser protagonistas, y donde las disciplinas STEM ya están en el centro de los grandes cambios que atravesamos como sociedad.

Karen presentando Safe Dom, el proyecto que realizó en el Global STEAM Academy

El equipo diverso de Martin, que diseñó el proyecto Eco City.

 Martín presentando la App Eco City, que diseñaron en equipo.

——-

Analía Casali es Ingeniera en sistemas de información y Profesora en Enseñanza Superior. Actualmente es Jefe de Sección y Docente de la carrera Tecnicatura Superior en Desarrollo de Software en ISP Nº 63.

Marcelo Caplan es Profesor Asociado en el Departamento de Ciencias y Matemáticas de Columbia College de Chicago. Desde allí desarrolla actividades de extensión a nivel local e internacional. Es co-presidente de Desarrollo de la Conferencia STEAM del NEIU. Es co-fundador del Manifiesto STEAM, que promueve educación de calidad para grupos no privilegiados en América latina, y colabora con organizaciones de educación STEM a quien quiera aprender.